Cómo los microplásticos llegan al cuerpo humano y qué daños pueden causar en nuestra salud

411
0
Share:

Si sólo tienes unos segundos, lee estas líneas:

  • Los plásticos rara vez se biodegradan. Se fragmentan en microplásticos que acaban en el aire, la lluvia o los océanos.
  • Los microplásticos se han detectado en el pescado, el agua del grifo, la cerveza o la sal. Los humanos pueden ingerir hasta más de 100,000 partículas de microplásticos cada día (aproximadamente el equivalente a una tarjeta de crédito al año).
  • No hay datos suficientes sobre su efecto en la salud. Se está investigando si provocan irritaciones o interfieren en nuestras hormonas.

Cada minuto se compran un millón de botellas de plástico y cada año se usan 500,000 millones de bolsas de este material, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Los plásticos rara vez se biodegradan. Normalmente se fragmentan en microplásticos y nanoplásticos a través de diferentes procesos, según una revisión publicada en Environmental Toxicology and Pharmacology

Varios equipos de científicos han encontrado microplásticos en múltiples lugares: flotando en el aire, en las nubes o cayendo con la lluvia sobre montañas y ciudades, en la nieve y el hielo antártico y en océanos de todo el planeta. Pero, ¿podrían estas partículas acabar también en el cuerpo humano? Y, en ese caso, ¿cómo afectarían a nuestra salud? Te lo explicamos.

Por qué el pescado, los mariscos o los moluscos pueden contener microplásticos

Los humanos pueden ingerir desde decenas hasta más de 100,000 partículas de microplásticos cada día, según recoge la revista Nature citando a Albert Koelmans, científico ambiental de la Universidad de Wageningen en los Países Bajos. El experto sostiene que la gente podría estar ingiriendo aproximadamente la masa de microplásticos del valor de una tarjeta de crédito al año.

Varios estudios han hallado partículas de plástico en heces de personas. Los plásticos que han podido llegar a nuestro cuerpo en forma de microplásticos proceden del agua que bebemos y los alimentos que comemos.

Un total de 8 millones de toneladas acaban en los océanos cada año, según la ONU. La presencia de microplásticos en el agua y en algunos alimentos se debe a la contaminación ambiental que podemos encontrar en cualquier ecosistema –por ejemplo, en mares y campos– en forma de millones de toneladas de plástico.

Las concentraciones de microplásticos están aumentando en los océanos de todo el mundo. Por ejemplo, en las aguas que rodean Florida, como indica una investigación publicada en la revista Frontiers in Ecology and Evolution.

Otra revisión publicada en Marine Pollution Bulletin indica que varios organismos marinos (como las aves, los crustáceos o los peces) ingieren estas partículas. Entre los alimentos que consumimos en los que puede haber una gran cantidad de microplásticos, están el pescado, mariscos y algunos moluscos.

Se han encontrado microplásticos también en otros productos de consumo, como el agua del grifo o la sal. Incluso se han detectado este tipo de partículas en la cerveza o la miel.

Sherri Mason, química y coordinadora de sostenibilidad de Penn State Behrend, ha estudiado la presencia del plástico en el agua del grifo, la cerveza, la sal y el agua embotellada. Según cuenta, el agua potable es uno de los mayores contribuyentes a la ingestión de microplásticos, “El agua embotellada tiene aproximadamente el doble de niveles de microplásticos que el agua del grifo”, cuenta a The Washington Post.

¿Son los microplásticos tóxicos para nuestra salud?

Evaluar cómo estos plásticos afectan a la salud humana no es sencillo, ya que normalmente abarcan muchas formas, tamaños y composiciones químicas diferentes. “Como campo de estudio emergente, todavía no se sabe mucho sobre los microplásticos y sus impactos”, afirma la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA).

Jodi Flaws, profesora de biociencias comparadas y directora asociada del Programa Interdisciplinario de Toxicología Ambiental de la Universidad de Illinois, explica a The Washington Post que todavía no hay datos suficientes para saber exactamente cómo están afectando la salud humana.

Aunque el efecto de estos plásticos en la salud humana es aún desconocido, varios investigadores subrayan que a menudo contienen aditivos y otras sustancias químicas posiblemente tóxicas que pueden ser perjudiciales para los animales y las personas.

“No puede haber ningún efecto”, afirma al mismo periódico Pete Myers, fundador de la organización sin fines de lucro Environmental Health Sciences y profesor adjunto de química en la Universidad Carnegie Mellon. Según indica, es probable que la ingestión de microplásticos nos exponga aún más a sustancias químicas que se encuentran en algunos plásticos y que se sabe que son dañinas.

Los únicos estudios disponibles se basan en experimentos de laboratorio que exponen células o tejidos humanos a microplásticos o se realizan con animales como ratones o ratas, según un artículo publicado en Nature.

Por ejemplo, una investigación publicada en 2020 en Chemosphere indica que los ratones alimentados con grandes cantidades de polietileno (un tipo de microplástico) sufren inflamaciones en el intestino.

Los potenciales efectos nocivos de los microplásticos en el cuerpo humano

Los investigadores tienen varias teorías sobre cómo las partículas de plástico pueden ser dañinas para el cuerpo humano, como indica un artículo de Nature. Si son lo suficientemente pequeñas como para ingresar en las células o tejidos, pueden provocar irritaciones simplemente por el hecho de ser una presencia extraña.

Por ejemplo, según recalca el autor del artículo, esto es lo que ocurre con otros materiales como el amianto o asbesto, que no son microplásticos. Las fibras largas y delgadas de este grupo de minerales pueden inflamar el tejido pulmonar y, si se tragan, provocar cáncer en el aparato digestivo.

Aún hacen falta más estudios para determinar si los componentes químicos de los microplásticos pueden tener efectos en la salud. Los fabricantes agregan a los plásticos compuestos como plastificantes, estabilizadores y pigmentos. “Muchas de estas sustancias son peligrosas. Por ejemplo, interfieren con los sistemas endocrinos (hormonales)”, indica el autor del artículo de Nature.

Pero si la ingestión de microplásticos aumenta significativamente nuestra exposición a estos químicos, depende de dos factores, según Nature: “De la rapidez con la que se mueven fuera de las partículas de plástico y de la rapidez con que las partículas viajan a través de nuestros cuerpos”.

Factchequeado es un medio de verificación que construye una comunidad hispanohablante para contrarrestar la desinformación en Estados Unidos. ¿Quieres ser parte? Súmate y verifica los contenidos que recibes enviándolos a nuestro WhatsApp +16468736087 o a factchequeado.com/whatsapp.

Lee también:

Qué sabemos sobre la presencia de microplásticos en la leche materna

¿Bolsas de plástico, papel o algodón? Te explicamos cuáles producen menos impacto ambiental

Share: