MIGRANTES EN USA: CBP exigirá una aplicación móvil para que los solicitantes de asilo pidan protección en puertos de entrada

220
0
Share:
El Instituto Nacional de Migración lleva a un grupo reducido de solicitantes de asilo para que sean procesados en Estados Unidos en el puerto de entrada de San Ysidro en mayo de 2022.
(Alejandro Tamayo/The San Diego Union-Tribune)

La aplicación CBP One ha recibido durante mucho tiempo el rechazo de muchos defensores del asilo debido a la preocupación por la privacidad y la posibilidad de que sea utilizada por otros para estafar a los solicitantes de asilo.

Migrantes que buscan solicitar asilo por los puertos de entrada de Estados Unidos, mientras sigue en vigor una política implementada en la pandemia, deberán utilizar una aplicación móvil a partir del jueves 12 de enero para concertar citas con la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

La CBP se ha asociado anteriormente con organizaciones sin ánimo de lucro que identificaban a migrantes especialmente vulnerables para entrar a Estados Unidos conforme a las excepciones del Título 42, una política que durante casi tres años ha impedido que los solicitantes de asilo puedan obtener permiso para entrar al país para pedir protección.

Aunque el procedimiento general de solicitud de asilo en los puertos seguirá suspendido hasta que se levante el Título 42, la introducción de la aplicación, conocida como CBP One, para las excepciones al Título 42 podría marcar el comienzo de un cambio importante que el gobierno de Biden ha estado esperando realizar en los procedimientos de asilo en los puertos de entrada.

La administración ha intentado promover la aplicación como un medio de hacer más eficaz la solicitud de asilo.

“La aplicación está diseñada para impedir que las personas se congreguen cerca de la frontera y creen condiciones inseguras”, declaró el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, en un discurso que dió la semana pasada.

“Una vez que se levante la orden del Título 42, este mecanismo de programación estará disponible para que los no ciudadanos, incluidos los que solicitan asilo, programen una hora para presentarse en un puerto de entrada para su inspección y procesamiento, en lugar de llegar sin avisar a un puerto de entrada o intentar cruzar entre puertos de entrada”, dijo Mayorkas. “Quienes se acojan a este proceso, por lo general, tendrán derecho a una autorización de empleo mientras estén en Estados Unidos”.

CBP dijo a periodistas en una llamada telefónica a principios del año pasado que calculaba ahorrar unos 15 minutos de tiempo por solicitante al utilizar CBP One.

Sin embargo, muchos defensores de los derechos humanos se han opuesto a su uso en casos de asilo.

“Aceptar la premisa de que CBP One haría más eficaz este procedimiento es aceptar la afirmación de la CBP de que carece de recursos para tramitar a los solicitantes de asilo, y eso es mentira”, dijo Erika Pinheiro, directora ejecutiva de la organización sin ánimo de lucro de servicios jurídicos Al Otro Lado. Se refirió a la información de un denunciante que se presentó en una demanda interpuesta por su organización, que reveló pruebas de que el gobierno federal había mentido sobre su capacidad para evitar tener que procesar a los solicitantes de asilo en los años anteriores a la pandemia.

“No es más eficaz que procesar a las personas cuando lleguen, como cualquier otro viajero”, añadió.

Ella y otros defensores también están preocupados por el uso que hace la aplicación de la geolocalización y el reconocimiento facial, y por la forma en que estas funciones podrían comprometer la seguridad de los solicitantes de asilo.

San Ysidro se encuentra entre los ocho puertos de entrada que participan en el nuevo proceso CBP One, al igual que el puerto de entrada de Calexico, según un documento del CBP. CBP One también ofrecerá citas para los cruces de Brownsville, Eagle Pass, Hidalgo, Laredo y El Paso, en Texas, así como para el puerto de entrada de Nogales, en Arizona.

A partir del jueves, los migrantes podrán enviar su información a través de la aplicación al CBP y recibir citas a partir del 18 de enero. Las organizaciones sin ánimo de lucro seguirán procesando excepciones al CBP hasta el 17 de enero.

Edward Orendain, director ejecutivo interino de Border Angels, una de las organizaciones sin ánimo de lucro que ha estado trabajando con el CBP, dijo que aún no está claro cuál será el papel de su organización, si es que lo tiene, en el proceso futuro.

Las citas estarán disponibles hasta con dos semanas de anticipación, según un portavoz del CBP. No está claro cuántas citas habrá disponibles al día. Según el sistema establecido con las organizaciones sin ánimo de lucro, la CBP asignaba plazas a cada organización para un total de 180 personas que cruzaban por el puerto de entrada de San Ysidro al día, según la directora del puerto, Maritza Marín.

Las personas que soliciten excepciones tendrán que acreditar que cumplen al menos uno de los criterios de vulnerabilidad enumerados en la aplicación, según el CBP. Éstos son: enfermedad física o mental, discapacidad, embarazo, no tener acceso a una vivienda o refugio seguros en México, ser menor de 21 años, mayor de 70, o haber sufrido amenazas o daños durante su estancia en México.

CBP One está disponible en inglés y español.

A Pinheiro le preocupaba que no hubiera forma de garantizar que las personas que necesitaran citas las obtuvieran. Dijo que los grupos que han utilizado anteriormente la aplicación han descubierto que se bloquea con frecuencia con conexiones débiles a Internet, lo que probablemente dejaría fuera a los solicitantes de asilo más vulnerables y daría prioridad a los que tienen más recursos.

“Es como Ticketmaster pero para los solicitantes de asilo, y si no lo consigues, no lo consigues”, dijo Pinheiro. “No hay una lista de espera de personas que intentaron conseguir una cita y no la consiguieron”.

El cambio se produce en un momento en que el gobierno de Biden intenta aumentar el uso del Título 42.

El Título 42, llamado así por la parte de la legislación de Estados Unidos relacionada con la salud pública de la que procede, fue puesto en marcha en marzo de 2020 por la administración de Trump. Bloquea la entrada en suelo estadounidense de solicitantes de asilo y otros inmigrantes indocumentados y ordena a los agentes fronterizos que expulsen a México o a sus países de origen a quienes crucen sin permiso.

Aunque la política se aplica en teoría a cualquier persona que cruce la frontera sin documentos, en la práctica se utiliza principalmente con las nacionalidades que México ha aceptado recibir de vuelta. En el primer año de la administración Biden, eso significó que mexicanos, guatemaltecos, hondureños y salvadoreños fueron expulsados, mientras que otras nacionalidades que cruzaron sin permiso a suelo estadounidense pudieron solicitar asilo.

El gobierno de Biden negoció recientemente con México la ampliación de las nacionalidades que está dispuesto a recibir de vuelta para incluir a venezolanos, nicaragüenses, cubanos y haitianos.

Inicialmente, los funcionarios del gobierno dijeron que la política pretendía frenar la propagación del COVID-19, pero los que quieren mantenerla a largo plazo han dicho que quieren utilizarla para disuadir la migración, no como medida de salud pública.

Desde la primavera pasada, la Casa Blanca ha trabajado con determinadas organizaciones sin ánimo de lucro para identificar a los solicitantes de asilo especialmente vulnerables que corrían un mayor riesgo mientras esperaban debido a problemas, como cuestiones médicas o amenazas en el norte de México. A los inmigrantes seleccionados por el programa se les dieron fechas para presentarse en determinados puertos de entrada para ser procesados en virtud de las excepciones al Título 42.

Hacia finales del año pasado, surgieron preocupaciones sobre la corrupción en el proceso de excepción en Tijuana.

El Union-Tribune tuvo conocimiento de acusaciones de que algunos solicitantes de asilo tuvieron que pagar por plazas para ser examinados por la CBP o que pagaron para acortar sus esperas aunque se supone que el proceso es gratuito. Los solicitantes de asilo y las organizaciones sin ánimo de lucro también denunciaron casos de estafadores que vendían información de contacto de las organizaciones que realizaban la tramitación.

Preocupa que las personas que pretenden lucrarse con la vulnerabilidad de los solicitantes de asilo vendan también el acceso a la aplicación CBP One. El CBP subraya en una hoja informativa disponible en línea en inglés y español que la aplicación es gratuita.

Las personas que no son expertas en tecnología, no saben leer ni escribir o hablan un idioma que no sea el inglés o el español se encuentran entre las más propensas a ser explotadas, dijo Pinheiro.

“Si los estafadores pueden averiguar cómo estafar a Ticketmaster para conseguir todas las entradas, van a averiguar esto”, dijo Pinheiro. “Habrá alguien que descubra cómo conseguir todas las citas”.

Share: