224
0
Share:
ceed1f0f69bc240bd0d5088e144745aa

Washington, 10 dic. (EFE).- Un total de 106 legisladores republicanos de la Cámara Baja de EE.UU. respaldaron la demanda presentada por el estado de Texas, que pretende dar la vuelta a los resultados de las elecciones presidenciales en cuatro estados claves -Georgia, Michigan, Pensilvania y Wisconsin-, que dieron la victoria al demócrata Joe Biden.

Los legisladores presentaron un documento de apoyo legal (una figura conocida como “amicus curiae”) en el caso interpuesto por Texas ante el Tribunal Supremo del país.

El escrito “presenta (nuestra) preocupación como miembros del Congreso, compartida por millones incalculables de nuestros votantes, de que las irregularidades inconstitucionales durante las elecciones presidenciales de 2020 arrojan dudas sobre el resultado y la integridad del sistema estadounidense”, indicaron los congresistas.

Un estrecho aliado de Trump, el legislador por Luisiana Mike Johnson, ha encabezado este esfuerzo de los conservadores para apoyar la querella de Texas.

El miércoles, Johnson tuiteó para contar que Trump le había llamado por la mañana para transmitirle “lo mucho que él aprecia” el documento de apoyo.

El martes, el fiscal general de Texas, el republicano Ken Paxton, solicitó al Tribunal Supremo del país que impida que Georgia, Michigan, Pensilvania y Wisconsin, todos ellos estados donde venció Biden, ratifiquen la victoria del demócrata.

El objetivo de Paxton es impedir que esos cuatro estados refrenden la victoria de Biden el próximo lunes, cuando el Colegio Electoral tiene previsto reunirse para ratificar formalmente al próximo presidente.

A esos cuatro estados les corresponden en total 62 votos en el Colegio Electoral, de manera que si el Supremo se posicionara a favor de Paxton el resultado de las elecciones podría cambiar, ya que Trump acumula 232 votos y Biden 306, por encima de la barrera de 270 necesaria para alcanzar la Casa Blanca.

En su escrito, Paxton acusó a los gobernadores de Georgia, Michigan, Pensilvania y Wisconsin de haber usado la pandemia de la covid-19 como un “pretexto” para cambiar las reglas electorales y permitir mayor voto por correo, una opción que eligieron millones de estadounidenses.

El propio Trump, que no ha reconocido su derrota en los comicios del pasado 3 de noviembre al alegar sin pruebas un supuesto fraude electoral, presentó el miércoles una moción para respaldar el caso de Texas ante el Supremo.

Por otro lado, una coalición de 23 fiscales generales estatales, liderados por el del Distrito de Columbia, presentó este jueves ante el Supremo un documento similar al de los republicanos, pero para pedir que se rechace la demanda de Texas.

 

elecciones 3

 

Share:

Leave a reply