Emprendiendo en Estados Unidos: La clave eres tú.

464
0
Share:

Por Ernesto Gonzalez
Mánager para el Desarrollo de Negocios
Aceleradora de Negocios ACCIONA
Asociación Latinoamericana

Ernesto González es un ciudadano chileno que posee un título de postgrado de la Escuela de Leyes y Diplomacia Fletcher de la Universidad Tufts en Boston. También cuenta con otro postgrado en Administración Pública del Metropolitan College of New York, así como licenciaturas en filosofía de la Universidad Salesiana de Roma en Italia y de la Universidad de Chile. Durante un período de 10 años, desempeñó funciones en las representaciones diplomáticas ubicadas en la sede de las Naciones Unidas, donde trabajó como asesor de políticas públicas

 

Recuerdo con claridad el primer día en que llegué a Estados Unidos, fue un 27 de febrero de 2010. Venía con una mochila cargada de esperanzas, sueños, miedos e incertidumbre, sin tener idea de lo que me esperaría en este país. Aquel día quedó grabado en mi memoria para siempre. Había aterrizado en un lugar ajeno y completamente desconocido. El país que había dejado hace 16 horas ya no era el mismo.La zona central de Chile había sido impactada por un terremoto 8.9 de magnitud.

Desorientado y sin entender lo que estaba pasando, salí desde el aeropuerto JFK hasta Manhattan. Tomé la línea azul E del metro y me bajé en la intersección de las calles Broadway y la 34. Una vez afuera, Nueva York me daba la bienvenida con casi un metro de nieve, me quedé allí en esa intersección paralizado. No sabía a dónde ir y con urgencia necesitaba saber si mi familia había sobrevivido al terremoto. Esta es la historia de lo que significó mi primer día aquí en los Estados Unidos.

Soy un inmigrante y, al igual que muchos, decidí dejar mi tierra buscando nuevas oportunidades. Es sabido que un inmigrante jamás olvida la fecha del primer día que llega a su destino. Personalmente, recuerdo con lujo de detalle no sólo la fecha, sino también los eventos que ocurrieron aquel día, y todas las emociones de incertidumbre que viví a penas pisé este país.

¿Y tú? ¿Recuerdas tu primer día aquí en los Estados Unidos? ¿A qué lugar llegaste y cuáles desafíos enfrentaste? ¿Recuerdas esos sentimientos, esas esperanzas, esos miedos e incertidumbres que traías contigo? Si haces el ejercicio de mirar atrás y ver todas las cosas que han ocurrido en tu vida desde aquel día ¿Qué es lo que ves? ¿Los sueños que tenías siguen siendo los mismos? ¿Puedes visualizar todo el camino que has recorrido? ¡Increíble no! Ver cuántas cosas han sucedido desde aquel día.

Esta travesía es testigo de las veces que has tenido que levantarte, reinventarte, y agotar tus esperanzas hasta el punto de decir: ¡ya no puedo más! Sin embargo, la desesperación ni la falta de oportunidades han sido una barrera para lograr tus metas. De alguna u otra forma te las has ingeniado para encontrar nuevas oportunidades. Y a fin de cuentas una salida.

¿Sabías que esta habilidad se llama resiliencia?
Esta es una herramienta psicológica que es muy común entre los inmigrantes y les permite enfrentar las barreras que surgen en el camino, permitiéndoles superar las situaciones de alto estrés y dolor. Sin embargo la resiliencia no se limita tan solo a este aspecto, sino que también es una de la claves para emprender un negocio. Según un estudio de la Universidad de Harvard relacionado a los inmigrantes emprendedores, menciona que “Adaptarse puede ser un proceso doloroso y difícil, y ocurre de manera continua. Lo que obliga a reexaminar las zonas de confort y requiere que una persona haga cambios en cómo piensa y actúa”. Los emprendedores dueños de negocios suelen enfrentar adversidades, lo que les permite desarrollar virtudes claves tales como la tenacidad y la flexibilidad para tomar riesgos.
Es por ello que al decidir emprender tu propio negocio, te embarcas en un camino repleto de desafíos y oportunidades.
La resiliencia, tú experiencia, la tenacidad y la flexibilidad al tomar riesgos son las claves del éxito que te colocan en una posición única para superar los obstáculos y llevar tu visión empresarial hacia la prosperidad.
Como emprendedora o emprendedor, sólo necesitas aplicar la misma determinación que te llevó a cruzar fronteras y conquistar nuevos horizontes. Aprovecha esa valentía para tomar decisiones audaces para tu emprendimiento, aprende de cada experiencia y forja un camino de crecimiento y prosperidad.
Recuerda que, al igual que en aquel primer día que llegaste a Estado Unidos, debes considerar que cada momento de dificultad son pruebas que nos ayudan a entender que las cosas no siempre ocurren de la forma que queremos. Invitándonos a cambiar nuestra forma de pensar y actuar. Emprender es un viaje fascinante, y tú, como inmigrante y emprendedora o emprendedor, ya llevas dentro de ti las herramientas necesarias para triunfar. ¡Nunca subestimes el poder de tu resiliencia y pasión en la búsqueda de tu sueño de establecer un negocio propio!

Sin embargo, el desarrollo de cualquier emprendimiento requiere de herramientas que le permitan sostenerse a corto y largo plazo, tales como un plan de negocio, un flujo de caja, tecnologías al alcance del bolsillo, las conexiones, el acceso al mercado y el capital. Es aquí donde la Asociación Latinoamericana (LAA por sus siglas en inglés) te puede dar una mano. LAA cuenta con un departamento que ofrece programas de empoderamiento económico, los que te ayudarán a planear, establecer, digitalizar, acelerar tu negocio y aprender a como acceder a capital. LAA al ser la organización latina más antigua de Georgia, con más de 50 años sirviendo a la comunidad, cuenta con una trayectoria única y una red de alianzas increíble que está a la disposición de todas y todos. Como organización, creemos profundamente en el potencial de los inmigrantes latinos y cuán lejos pueden llegar. Nosotros creemos en tus capacidades. ¿Y tú, crees en ellas?

Share: