Historia de Manuel Alejandro Esteves … donante venezolano

236
0
Share:
we 441 1

“Manuel Alejandro” nació en 29 de septiembre de 1981, Desde niño fue una persona intranquila, difícil de estar en solo lugar, totalmente activo, mostrando un espíritu de liderazgo, protector, y aventurero.
Creció en una familia muy unida la cual se encontraba establecida en un pueblo llamado Naricual, ubicado al norte del Estado Anzoátegui, Venezuela; posteriormente la familia de traslada para la ciudad de Barcelona, ubicada en el mismo Estado.
A partir de la etapa de adolescencia mostraba sus gustos por la fiestas y de trabajar fuertemente para ayudar a la familia, y costear sus gastos personales.
Aproximadamente a la edad de 24 años inicia labores en la Cervecería Polar, donde trabajando duramente logra comprar su primer vehículo, sintiendo mucho orgullo y felicidad. A partir de ese momento ya nada lo detenía en sus aventuras, en sus fiestas, como toda persona joven que le gustaba divertirse de manera sana y responsable. Junto a sus hermanos menores pudo recorrer y conocer muchos lugares de su país “Venezuela”.
En todas esas aventuras sentía momentos de alegría, euforia, y libertad… libertad que poco a poco se iba perdiendo en el país por situaciones políticas. Manuel, observando que la situación política y económica cada vez se ponía más difícil en Venezuela, decidió viajar a los EEUU en septiembre de 2018, y de esa manera poder a ayudar a su familia en Venezuela. Del mismo modo pudo continuar con su espíritu aventurero conociendo muchos lugares de los EEUU, obteniendo oportunidades que en Venezuela ya había perdido.
La madrugada del 17 de marzo de 2019, Manuel se encontraba estacionado en una conocida intercesión del condado de Gwinnett esperando su cambio de luz (semáforo) para continuar a su destino, sin darse cuenta se acercaba un vehículo a alta velocidad conducido por una persona irresponsable y peligrosa que lo impactó por la parte trasera de su vehículo. Ese impacto hizo que Manuel sufriera heridas muy graves, y a raíz de ellas le causara una muerte cerebral. A pesar del dolor tan grande que invadió a la familia, la misma decidió donar los órganos sólidos, y de esta manera dar vida y esperanza a personas que lo necesitaban. Por el sacrificio de Manuel, trabajadores del hospital y representantes de DONATE LIFE, realizaron una ceremonia donde se le rindió honores y se le reconoció como un héroe.
Manuel Alejandro desde niño se caracterizó por ser un aventurero, conocedor de muchos lugares, y actualmente continua ese recorrido, conociendo el cielo y las estrellas, con su espíritu libre, protegiendo a su familia… Pero hay algo muy importante que reconforta a la familia, saber que su corazón aun continua latiendo en este mundo, en un cuerpo lleno de vida y esperanza.

Share:

Leave a reply