La tormenta Hilary provoca inundaciones en el sur de California

229
0
Share:

Aunque los vientos se debilitan, las precipitaciones continúan en niveles históricos, causando destrozos en zonas propensas a aludes de lodo

La tormenta tropical Hilary descargó lluvias torrenciales en el sur de California, desde la costa a las montañas y desiertos del interior el domingo por la noche, lo que provocó rescates en ríos crecidos y obligó a uno de los distritos escolares más grandes del país a cancelar las clases del lunes. Millones de personas se preparaban para más inundaciones y aludes de lodo, mientras la tormenta empezaba a debilitarse.

Hilary, la primera tormenta tropical en azotar el sur de California en 84 años, llevó una lluvia cada vez más fuerte a la región, donde algunas zonas de montaña y desierto recibieron más de la mitad de la lluvia media del año en apenas un día. Era el caso del balneario desértico de Palm Springs, donde habían caído casi 3 pulgadas de agua para el domingo por la noche.

Los meteorólogos advirtieron de peligrosas inundaciones repentinas en los condados Los Ángeles y Ventura, y unidades de bomberos rescataron a 13 personas de aguas que llegaban a la rodilla en un campamento de personas sin hogar junto al desbordado río San Diego. Entre tanto, la lluvia y los restos arrastrados por el agua cubrieron algunas carreteras y la gente dejó sus autos varados en el agua estancada. Equipos de trabajo emplearon bombas para sacar el agua de una sala de urgencias en el Centro Médico Eisenhower, en Rancho Mirage.

Inundación del domingo en la zona de Bosque Nacional Los Angeles, California (via Reuters)

La tormenta se abatió sobre California tras tocar tierra el domingo en la árida península mexicana de Baja California, en una zona poco poblada unos 250 kilómetros (150 millas) al sur de Ensenada. Después se desplazó por Tijuana, una zona propensa a los aludes de lodo, y amenazó a viviendas improvisadas levantadas en las colinas al sur de la frontera con Estados Unidos.

Se esperaba que la tormenta se debilitara en su trayectoria norte sobre California y hacia Nevada, aunque seguía planteando riesgos. El especialista de huracanes Richard Pasch, del Centro Nacional de Huracanes, dijo que la tormenta podría convertirse en un “ciclón postropical” en algún momento del lunes al perder un centro bien definido, pero que probablemente seguiría produciendo lluvias “muy intensas” y fuertes vientos.

El Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles, el segundo sistema escolar más grande de Estados Unidos, indicó que todos los campus estarían cerrados este lunes, al igual que los distritos en el desierto. Las escuelas de San Diego aplazaron el primer día de clases del lunes al martes.

La playa junto a la frontera en Tijuana, México (Reuters)

“No hay manera de que podamos poner en riesgo la seguridad de un solo niño ni un empleado, y nuestra incapacidad para inspeccionar construcciones, nuestra incapacidad para determinar el acceso a las escuelas hace que sea casi imposible para nosotros abrir las escuelas”, dijo el superintendente Alberto Carvalho en una conferencia de prensa.

El sur de California recibió otra sorpresa por la tarde, un sismo de magnitud preliminar de 5,1 registrado cerca de Ojai, unos 130 kilómetros (80 millas) al noroeste del centro de Los Ángeles, de acuerdo con el Servicio Geológico de Estados Unidos. Se sintió ampliamente y fue seguido de réplicas más pequeñas. De momento no había reportes de daños de consideración ni víctimas, señaló un operador del Departamento de Policía del condado Ventura.

Hilary es el desastre meteorológico más reciente en azotar Estados Unidos, Canadá y México. La isla hawaiana de Maui sigue recuperándose de un incendio forestal que causó la muerte de más de 100 personas y arrasó con la localidad histórica de Lahaina, convirtiéndose en el incendio forestal más mortífero de Estados Unidos en más de un siglo. En tanto, los bomberos de Canadá están combatiendo la peor temporada de incendios de que se tenga registro en el país.

Un camión de bomberos asiste a un automovilista quedó varado en una inundación en Palm Desert, California. (AP Foto/Mark J. Terrill)

Una persona se ahogó el sábado en la localidad mexicana de Santa Rosalía al paso de Hilary, cuando un vehículo fue arrastrado por la crecida de un arroyo. Los rescatistas salvaron a otras cuatro personas, dijo Edith Aguilar Villavicencio, alcaldesa del municipio de Mulegé.

Soldados del ejército mexicano se desplegaron por Mulegé, donde el sábado ocurrieron algunos de los peores daños en la parte oriental de la península de Baja California. Los soldados utilizaron excavadoras y camiones de volteo para ayudar a retirar toneladas de rocas y tierra que obstruían calles y carreteras, las cuales se convirtieron en embravecidos torrentes el día previo.

El tendido eléctrico se desplomó en varios lugares, y el personal de emergencias trabajaba para restablecer la energía y llegar a las personas que quedaron aisladas por la tormenta.

Las líneas del teléfono de emergencias 911 estaban fuera de servicio en Palm Springs, según indicó la policía local en un comunicado, que recomendó a la población enviar un mensaje de texto al 911 o acudir a la comisaría o cuartel de bomberos más cercanos.

Mientras tanto, uno de varios sistemas de tormentas en ciernes en el Océano Atlántico se convirtió el domingo en la tormenta tropical Emily, según el Centro Nacional de Huracanes. Se encontraba lejos de tierra firme, desplazándose hacia el oeste en mar abierto. Además, en el Caribe oriental se formó la tormenta tropical Franklin. Se emitieron alertas de tormenta tropical para las costas meridionales de Haití y la República Dominicana.

(Con información de AP)

Share: