Por qué los CDC se plantean acabar con el periodo de aislamiento de 5 días por COVID-19 y qué dicen los expertos

287
0
Share:

Si sólo tienes unos segundos, lee estas líneas:

  • Los CDC están evaluando si dejar de recomendar a quienes den positivo en coronavirus aislarse durante 5 días, según The Washington Post. La nueva propuesta plantea que los estadounidenses podrían volver a su rutina tras un día sin fiebre.
  • Algunos expertos aseguran que muchas personas incumplen las recomendaciones actuales de los CDC y destacan las desventajas de un aislamiento prolongado, como el faltar al trabajo y la escuela.
  • Varios expertos destacan que el coronavirus no ha dejado de ser una amenaza. Consideran que hay que tratarlo de forma diferente a otros virus respiratorios y ser cautelosos ante posibles nuevas variantes que escapen a la inmunidad.

Los CDC, encargados del control de enfermedades, están evaluando la posibilidad de flexibilizar sus recomendaciones sobre el tiempo de aislamiento tras dar positivo en coronavirus. Así lo adelantó el 13 de febrero de 2024 el periódico The Washington Post, que indica que el organismo se plantea dejar de recomendar que las personas se aíslen durante al menos 5 días después de dar positivo en el virus que causa el COVID-19.

Tras la publicación de la nota, algunos usuarios indicaron en redes que los CDC ya habían tomado esta medida. Algo que es falso. Según este nuevo enfoque, que aún está en evaluación, las personas podrían regresar a la escuela y al trabajo si no han tenido fiebre durante al menos 24 horas -sin tomar medicamentos- y tienen síntomas leves que mejoran. Algunos expertos consideran que los CDC están tratando de alinear sus directrices con lo que la gente está dispuesta y es capaz de hacer. Pero advierten que flexibilizar las pautas de aislamiento conlleva algunos riesgos. Te explicamos lo que sabemos al respecto.

Los CDC de momento recomiendan aislarse al menos 5 días

“Si tienes COVID-19, puedes propagar el virus a otras personas”, afirman los CDC. Hay algunas precauciones que puedes tomar para evitarlo, como destaca el organismo: aislarte, usar mascarilla y evitar el contacto con personas que corren riesgo de enfermarse gravemente.

A fecha de 22 de febrero de 2024, los CDC recomiendan a quienes den positivo en coronavirus aislarse de otras personas durante al menos 5 días si se tiene COVID-19. “Probablemente seas más infeccioso durante los primeros 5 días”, advierten.

Para contar estos días, hay que tener en cuenta si tuviste o no síntomas. Si los experimentaste, el día 0 de aislamiento es aquel en el que estos aparecieron (independientemente de cuándo recibiste el resultado positivo). El día 1 es el primer día completo después del día en el que empezaste a tener síntomas.

Si no tuviste síntomas, el día 0 es aquel en el que te hiciste la prueba. El día 1 es el primer día siguiente completo. Si presentas síntomas en los 10 días después de hacerte la prueba, el recuento empieza de nuevo el primer día que los experimentas.

¿Cuándo puedes abandonar el aislamiento? Puedes suspenderlo después del día 5 si no has tenido síntomas o si los has experimentado, pero están mejorando y hace 24 horas que no tienes fiebre (sin tomar medicamentos).

Si los síntomas no mejoran, los CDC te aconsejan seguir aislado hasta que hayan transcurrido 24 horas sin que tengas fiebre (sin medicamentos) y los síntomas estén mejorando.

En el caso de que hayas sufrido una enfermedad moderada -con dificultad para respirar-, hayas sido hospitalizado o tengas un sistema inmunitario debilitado, debes aislarte hasta el día 10. En estos 2 últimos casos, los CDC recomiendan consultar a un médico antes de suspender el aislamiento.

Los CDC están valorando si flexibilizan sus recomendaciones

La última vez que los CDC modificaron su política de aislamiento fue a finales de 2021, cuando redujeron el periodo recomendado de 10 a 5 días. Ahora el organismo se plantea flexibilizar otra vez sus recomendaciones para alinearlas con las orientaciones sobre cómo evitar la transmisión de la gripe y el VRS, según indica The Washington Post citando a 4 funcionarios de los CDC y 1 experto familiarizado con las discusiones.

Según el nuevo enfoque, las personas ya no necesitarían quedarse en casa si no han tenido fiebre durante al menos 24 horas -sin tomar medicamentos- y sus síntomas son leves y mejoran. En teoría, estas nuevas recomendaciones de aislamiento no se aplicarían a hospitales y otros entornos de atención médica con poblaciones vulnerables.

Los CDC supuestamente publicarían en abril de 2024 las revisiones propuestas a la guía de aislamiento y solicitarían comentarios del público, según The Washington Post. Esta propuesta alinearía los consejos de los CDC con las recomendaciones de aislamiento actualizadas de Oregón y California.

Desde Factchequeado hemos escrito a los CDC para preguntarle al respecto. Actualizaremos el artículo si obtenemos una respuesta.

Algunos expertos destacan que mucha gente ya incumple las directrices

Los CDC están tratando de alinear sus directrices con lo que la gente está dispuesta y es capaz de hacer, según Céline Gounder, colaboradora médica de CBS News y editora general de salud pública de KFF Health News: “La gente no ha seguido estas directrices, seamos realistas”. La experta explicó a CBS Mornings que las políticas de aislamiento de COVID-19 pasaron factura a muchas personas que perdieron salarios o tuvieron que pagar más por el cuidado infantil.

Si bien poner fin a la política de aislamiento de 5 días de COVID-19 podría marcar un cambio significativo con respecto a la orientación anterior de los CDC, algunos expertos consideran que este cambio no es más que una adaptación a la realidad que ya viven muchos estadounidenses.

“Cuando la gente no puede darse el lujo de quedarse en casa o cuando no tiene licencia por enfermedad remunerada, puede ser muy difícil lograr que se quede en casa durante 5 días por dar positivo”, dijo a CBS News Marvia Jones, directora del Departamento de Salud de Kansas City en Missouri.

Algunos expertos consultados por The Washington Post también afirmaron que muchas personas con COVID-19 no se están aislando y que la amenaza de padecer una enfermedad grave se ha atenuado como resultado de la vacunación y las infecciones previas.

Michael T. Osterholm, experto en enfermedades infecciosas de la Universidad de Minnesota, indicó a ese periódico que “la salud pública debe ser realista”. “A la hora de hacer recomendaciones al público hoy en día, tenemos que intentar sacar el máximo partido de lo que la gente está dispuesta a hacer… Puedes tener toda la razón en la ciencia y, sin embargo, no conseguir nada porque nadie te escuchará”, afirmó.

Walid Gellad, médico y profesor de medicina en la Universidad de Pittsburgh, es consciente de que estas recomendaciones aumentarían el riesgo para las personas inmunodeprimidas. No obstante, considera que ese riesgo debe sopesarse con las desventajas de un aislamiento prolongado, como el faltar al trabajo y la escuela. “Realmente ahora es un mundo diferente”, dijo al mismo periódico.

El COVID-19 no ha dejado de ser una amenaza, según varios expertos

A algunos investigadores les preocupa que los estadounidenses interpreten que el COVID-19 ha dejado de ser una amenaza. Es cierto que el riesgo de padecer una enfermedad grave se ha atenuado como resultado de la vacunación, pero “en Estados Unidos todavía hay muchas personas que contraen COVID y mueren por esta causa”,  afirmó Boghuma Titanji, médica especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad Emory de Atlanta, a The New York Times.

Como destaca Gounder, “en este momento hay 20,000 personas hospitalizadas y más de 2,000 personas que mueren por semana a causa del COVID-19”. “Es más peligroso que la gripe y otras infecciones respiratorias”, aseguró. Del 4 al 10 de febrero de 2024 se produjeron 21,373 hospitalizaciones, según los últimos datos disponibles de los CDC.

Para Titanji, una recomendación de salud pública, “no debe basarse en lo que la gente ya está haciendo”, sino en las evidencias. Además, la experta destacó que incluso las personas que sólo padecen una enfermedad leve pueden desarrollar COVID persistente o long Covid.

Flexibilizar las pautas de aislamiento conlleva riesgos

A algunos expertos les preocupan las posibles consecuencias de flexibilizar las pautas de aislamiento por el COVID-19. Al hacerlo, “se barre esta grave enfermedad debajo de la alfombra”, según Lara Jirmanus, instructora clínica de la Facultad de Medicina de Harvard y miembro del CDC del Pueblo, una coalición de trabajadores de la salud, científicos y defensores centrados en reducir los efectos nocivos del COVID-19.

La experta afirmó a The Washington Post que los funcionarios de salud pública deberían tratar el COVID-19 de manera diferente a otros virus respiratorios porque es más mortal que la gripe y presenta un mayor riesgo de desarrollar complicaciones a largo plazo.

Para Syra Madad, directora del programa de patógenos especiales de NYC Health + Hospitals, “esto sienta un precedente realmente desafortunado” desde una perspectiva de salud pública a largo plazo.

La experta instó a los CDC a “aprovechar esta oportunidad para cambiar realmente la manera en que respondemos a las epidemias y pandemias mortales y abogar por una baja familiar y por enfermedad remunerada, garantizada y nacional, en lugar de ceder a la opción más fácil: eliminar el periodo de aislamiento”.

Algunos expertos piden cautela. Es el caso de Janak Patel, director del departamento de Control de Infecciones y Epidemiología de la Atención Médica de la Rama Médica de la Universidad de Texas. Si bien dice comprender el cambio, le preocupa que futuras variantes puedan interrumpir el paso hacia una “nueva normalidad”. 

“Tenemos que ser muy cautelosos porque quizás pueda surgir otra variante que escape completamente a nuestra inmunidad y requiera precauciones diferentes”, afirmó a CBS News. Una vez que se cambien las políticas en este sentido, “si tuviéramos una situación en la que necesitáramos más precaución, sería muy difícil volver a un aislamiento más prolongado”.

Cómo afectaría este cambio a las personas inmunodeprimidas

Las nuevas recomendaciones que están evaluando los CDC no parecen tener en cuenta a los estadounidenses de edad avanzada ni a las personas inmunodeprimidas o que corren otro tipo de riesgo de sufrir consecuencias graves a causa del COVID-19, según indica Jennifer Nuzzo, directora del Centro de Pandemias de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Brown, a The New York Times.

Algunas personas inmunodeprimidas están preocupadas por este posible cambio, según The Washington Post: “Les preocupa que sus compañeros de trabajo regresen a la oficina mientras todavía son contagiosos”.

A Lisa Savage, una mujer de 60 años que vive en Charleston, Carolina del Sur, y padece varias enfermedades autoinmunes le asustan los cambios propuestos por los CDC. Cuando escucha a la gente decir que es hora de que el país avance, piensa: “Por suerte para ti. Aquellos de nosotros con sistemas inmunológicos comprometidos no podemos darnos ese lujo”.

Paul Offit, especialista en enfermedades infecciosas pediátricas del Hospital Infantil de Filadelfia, dijo que las personas de alto riesgo se beneficiarían si los estadounidenses se concentraran más en aislarse cuando están enfermos que en el virus que tienen.

“Creo que la gente tiene la noción de que si no tienen COVID-19, están bien”, dijo el experto. Sin embargo, “todos estos virus pueden hacer que las personas sean hospitalizadas, vayan a la unidad de cuidados intensivos o mueran… así que quédate en casa cuando estés enfermo, incluso si no estás en un grupo de alto riesgo”.

Factchequeado es un medio de verificación que construye una comunidad hispanohablante para contrarrestar la desinformación en Estados Unidos. ¿Quieres ser parte? Súmate y verifica los contenidos que recibes enviándolos a nuestro WhatsApp +16468736087 o a factchequeado.com/whatsapp.

Lee también:

Cómo mantenerte al día con las vacunas del COVID-19, la gripe y el VRS

Sí, recibir la vacuna contra el COVID-19 y la gripe al mismo tiempo es seguro y eficaz

Share: