Decenas de migrantes varados entre Georgia y Tennessee

342
0
Share:

Por Brenda Lutín

ATLANTA, GEORGIA.- Sorprendidos y preocupados, así reaccionaron hace unas semanas residentes al norte de Georgia y frontera con el estado de Tennessee, al notar cómo decenas de migrantes enviados en autobuses por órdenes del gobernador Greg Abbott desde la frontera en Texas a Washington DC y Nueva York; fueron dejados en distintas áreas entre ambos estados.
A muchos migrantes se les pudo ver deambulando por las calles, pidiendo dinero y comida, algo que desató las alertas entre residentes y activistas quienes indicaron que los migrantes fueron dejados desorientados y con hambre lejos de sus destinos.
Vivian Lozano, directora de Impacto Social de la Organización PAZ expresa cómo esta situación se presenta.
“Desafortunadamente a esta gente la dejan en gasolineras, o en tiendas al lado del highway. Entonces es difícil porque no sabemos cuándo van a llegar, la preparación debe ser inmediata y no hay tiempo para reaccionar de una forma rápida”.
Para Leticia Alvares de la Coalición por los Derechos de los Inmigrantes en Tennessee, la acción es inhumana.
“La primera noche encontramos una decena de inmigrantes pero horas después, localizamos a otro grupo que ya tenía días allá”, expresa. “Esto ha sido un trabajo de búsqueda por la ciudad porque hemos encontrado grupos en diferentes situaciones y condiciones”, agrega.
La presencia e incremento de migrantes en la ciudad de Chattanooga, también generó acciones rápidas de parte de las autoridades locales. Tim Kelly alcalde de la ciudad responsabiliza al gobernador Abbot de Texas y dice que la acción es una estrategia política.
“Es muy claro, pero estamos contentos de ayudarles (a los inmigrantes) “, dice.
Por su parte, los migrantes de distintas procedencias de Latinoamérica; Venezuela, Cuba y Colombia, varados en la ciudad indicaron sentirse perdidos en medio de la nada, sin conocer y sin saber el idioma para comunicarse y orientarse.
Uno de los afectados es el venezolano Richard Martínez quien señaló las primeras barreras que ha encontrado al llegar a suelo estadounidense.
“Nos sentimos desorientados, sin entender inglés. Es duro porque la gente no te ayuda, es muy difícil que te ayuden”, sostuvo.
Activistas además señalaron que la política del gobernador de Texas también pone en riesgo a decenas de migrantes que días recientes se han entregado en la frontera. Ellos podrían incumplir con sus primeras citas de inmigración al no poder llegar a sus destinos finales.
Los traslados en autobús ordenados por el gobernador Abbott son parte de sus enérgicas medidas para contener la inmigración en un territorio que tradicionalmente le corresponde al gobierno federal. Abbott autorizó a las fuerzas estatales a detener migrantes y devolverlos a la frontera entre Estados Unidos y México, donde Texas ha invertido más de $3,000 millones de dólares de fondos estatales en un enorme aparato de seguridad, sin lograr frenar el constante flujo migratorio.

Share: