HB805 en las manos del gobernador Roy Cooper

114
0
Share:
thumbnail image 6487327 794x450 1

Raleigh (31 de agosto 2021).- Con una votación de 63 a favor y 41 en contra, la Cámara de Representantes de Carolina del Norte aprobó el martes 31 de agosto el proyecto de ley HB 805 que busca limitar los derechos a la protesta en el estado. Con esta aprobación final, la propuesta será enviada a la oficina del gobernador Roy Cooper quien deberá decidir si la veta.

La HB805 fue presentada el pasado 3 de mayo por los representantes Tim Moore (Distrito 111 – Cleveland), Allen McNeill (Distrito 78 – Moore y Randolph), Charles W. Miller (Distrito 19 – Brunswick y New Hanover) y Johns Sauls (Distrito 51 – Harnett y Lee).

Este proyecto impone sanciones penales más severas para delitos de disturbios definidos vagamente y las mismas condiciones mejoradas previas al juicio que se aplican a los acusados ​​de homicidio capital

La medida permitiría a los dueños de negocios demandar a las personas que dañaron su propiedad por tres veces los daños reales en los que incurrieron, además de los costos judiciales y los honorarios de los abogados. Aquellos que agreden a los servicios de emergencia serían acusados ​​de un delito más grave, incluso si nadie resultó herido físicamente.

Las personas acusadas de disturbios o saqueos también podrían permanecer en la cárcel hasta por 48 horas sin fianza, condiciones similares a las impuestas a los acusados ​​de violencia doméstica.

“Pedimos al gobernador Roy Cooper que vete este proyecto porque se trata de un ataque directo hacia el movimiento del Black Lives Matter y socava el derecho que tenemos todas las personas a reunirnos y protestar ”, indica Iliana Santillán, Directora Ejecutiva de El Pueblo. “Para los latinos indocumentados, este proyecto de ley crea un alto riesgo de interactuar con la policía y una posible deportación. Ese es un alto riesgo para ejercer su derecho a protestar, un riesgo innecesario”.

Santillán subraya que Carolina del Norte está siguiendo una peligrosa tendencia de proyectos de ley anti-Black Live Matter.

“Los movimientos liderados por negros han asustado a los supremacistas blancos y están atacando a nuestros amigos y familiares con proyectos de ley como el Proyecto de Ley HB805. El derecho a protestar en “la tierra de los libres” nunca debe ponerse en peligro”, señala.

“Como líder de una organización comunitaria latina que lucha por la justicia de todos los negros, indígenas, personas de color e inmigrantes, hago un llamado al Gobernador Copper para que se opongan a este proyecto”.

El gobernador Cooper tendrá tres opciones: vetar el proyecto lo que haría que regrese a la Asamblea Legislativa, puede firmarlo para convertirlo en ley y, no hacer nada. Si tras 10 días el congreso estatal no recibe una respuesta, el proyecto se transforma automáticamente en Ley.

Lo que debe saber

  • Este proyecto de ley es parte de una ola nacional de legislación en respuesta a las protestas populares por la justicia racial y la responsabilidad policial que se han extendido por todo el país.
  • HB 805, si se aprueba, tendrá un efecto paralizador en el derecho a protestar. Según la ley de Carolina del Norte, “disturbios” ya se define de manera demasiado amplia, y la HB805 aumentaría las penas por lesiones corporales o daños a la propiedad relacionados con disturbios.
  • Las penas por incitar a un motín también aumentan considerablemente.
  • Ya existen leyes que cubren la destrucción de la propiedad o los actos reales de violencia. Este proyecto de ley adolece tanto de amplitud como de vaguedad. El lenguaje relativo a la “incitación” a los disturbios es similar al lenguaje del estatuto federal antidisturbios. Tanto el Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito como el del Cuarto Circuito han dictaminado que esas disposiciones son inconstitucionales.
  • No solo las leyes demasiado amplias y vagas son inconstitucionales, sino que abren el camino a la aplicación selectiva por parte de las mismas instituciones que son criticadas en las protestas.
  • Es más, la HB805 requeriría que un juez, en lugar de un magistrado, fije una fianza para una persona acusada de disturbios o saqueos. Dado que la mayoría de las protestas ocurren por la noche o los fines de semana, cuando los jueces no están disponibles, esta disposición casi garantiza que los manifestantes pasarán una noche o más en la cárcel, lo que aumenta el costo de ejercer sus derechos fundamentales.
  • La HB805 también permitiría que una persona cuya propiedad haya sido dañada por un motín demandar por daños hasta tres veces el valor de la propiedad, creando un castigo excesivo que cargaría desproporcionadamente a los habitantes de Carolina del Norte de bajos ingresos.
  • Las declaraciones que se refieren a los manifestantes como “alborotadores” y “saqueadores” fomentan una narrativa divisiva y racialmente sesgada contra los manifestantes negros, indígenas y de personas de color (BIPOC). Nadie, ya sea negro, moreno o blanco, debería temer que el gobierno imponga duras penas por ejercer su derecho a protestar.
  • El derecho a protestar es uno de los principios fundamentales de nuestro país, consagrado en la Primera Enmienda. Las protestas fundaron este país. Las protestas han allanado el camino para poner fin a la segregación, para traer tropas a casa después de la guerra, para el sufragio universal y la igualdad de derechos para todos los estadounidenses. La protesta responsabiliza a los funcionarios electos y eleva las voces de los grupos más marginados de nuestro país.

Por Karina Neyra

Share: