No hubo disturbios ni saqueos: Marcha pacífica en Lawrenceville

652
0
Share:
02 4

LAWRENCEVILLE.- Una nutrida protesta en donde por momentos parecían exacerbarse los ánimos, se realizó en el centro de Lawrenceville el lunes por la tarde. Al final de la concentración, los  oficiales de policía y funcionarios de la ciudad inclinaron la cabeza en oración junto a  los aproximadamente 500 manifestantes reunidos. 
Los agentes de policía estuvieron equipados con escudos y gas pimienta. El contigente  antimotines estuvo en las calles para contener y evitar que los manifestantes se alejaran de las afueras del Ayuntamiento hacia zonas comerciales.
Varios de los oficiales hablaron con los manifestantes sobre sus preocupaciones e incluso abrazaron a algunos de ellos en símbolo de solidaridad.  
Esta fue la tercera protesta en la ciudad de Lawrenceville en dos días tras la muerte del afroestadounidense George Floyd en Minneapolis. 
“SIN JUSTICIA NO HAY PAZ” 
Los asistentes comenzaron a reunirse en las afueras del Lawrenceville City Hall a partir de las 4 p.m. una hora antes de que comenzara la protesta. A las 5 p.m. cientos de manifestantes estaban afuera sosteniendo carteles con consignas que decían: “Black Lives Matter” (La vida de los negros importa)  “I can’t breath (No puedo respirar),  “No justice, No peace (Sin justicia, sin paz), “Justice For George” (Justicia para George)  y muchos mensajes más.
Antonio Laureano, dijo que él y un grupo de 10 a 15 estudiantes universitarios y residentes del condado de Gwinnett, organizaron la protesta. Shanika Johnson, dijo a Prensa Atlanta,  que se unió al movimiento para “expresar su opinión sobre la injusticia que estaba ocurriendo en Estados Unidos”. 
Micrófono en mano, varios de los asistentes dijeron que estaban cansados  de ver a personas de color que son maltratadas y asesinadas, y no haya justicia en sus casos.  Uno de ellos dijo que solo alrededor del 2% de los policías son condenados por estos crímenes. 
TOQUE DE QUEDA 
El lunes por la mañana, el alcalde de Lawrenceville, David Still, y el concejo de la ciudad, anunciaron que implementarían un toque de queda a partir del lunes por la noche que posiblemente se prolongaría hasta el martes y miércoles.
Además, el Ayuntamiento cerró su atención al público a las 3 p.m. y todas las reuniones públicas agendadas de la ciudad fueron canceladas y reprogramadas para la semana del 8 al 12 de junio.
“Deben saber que queremos que hablen y se manifiesten y que nos digan lo que piensan”, dijo Still el lunes, dirigiéndose a los manifestantes”. “También es genial que tengan pasión, pero que la esté canalizando de la manera correcta para que podamos comenzar a discutir”.
La representante estatal Donna McLeod alentó a los manifestantes a mantenerse firmes y permanecer unidos y pacíficos.

Irene Díaz-Bazán

Share:

Leave a reply